Aduanas, Comercio Exterior

México trabaja para exportar pollo y huevo a Estados Unidos.

Ciudad de México.- La Unión Nacional de Avicultores (UNA) realiza las gestiones ante Animal and Plant Health Inspection Services (APHIS) y Food Safety and Inspection Service (FSIS) para que Sonora, Sinaloa y la Península de Yucatán sean declaradas zonas libres de influenza aviar, y puedan iniciar las exportaciones de pollo y huevo a la parte sur de los Estados Unidos.

En este proceso que la asociación inició ante los referidos organismos del gobierno norteamericano, han sido asesorados por el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), con el objetivo de llevar los beneficios de los tratados de libre comercio a la avicultura mexicana.

Especialmente se busca que estados como Sinaloa, Sonora y Yucatán, que son competitivos en producción de huevo y carne de ave, puedan acceder al mercado internacional.

Actualmente, con una producción anual superior a 6.3 millones de toneladas de alimentos como pollo, huevo y pavo, la avicultura mexicana está presente en 19 estados del país, genera casi 1.3 millones de empleos directos e indirectos y su valor asciende a los 152, 540 millones de pesos, de acuerdo con cifras de la UNA. Antes de la crisis del COVID-19, esperaban crecer cuando menos 3% para este año; con esta situación, la perspectiva es complicada.

En voz de Arturo Calderón Ruanova, Presidente Ejecutivo de la UNA: “nuestra industria es muy competitiva y continuaremos produciendo una proteína privilegiada. México es el 4to principal productor avícola internacional y el primer consumidor de huevo a nivel mundial, con un consumo per cápita de 23.3 kilos”.

Al respecto, Genaro Bernal, Director General del Consejo Nacional de Fabricantes de Alimentos Balanceados y de la Nutrición Animal, A.C. (CONAFAB) enfatiza:

La avicultura es uno de los sectores estratégicos para la alimentación en México y el principal consumidor de alimento balanceado, con cerca del 50% de la producción nacional, lo que enfatiza su potencial en volumen productivo y relevancia en la alimentación de la población

Una nutrición completa, el desarrollo de variedades mejoradas y el control de enfermedades permitió que los pollos de engorda que hoy consumimos sean más grandes. En la década de los 60, cuando inició la producción avícola industrial, un pollo alcanzaba los 2 kilos de peso a los 80 días de vida, hoy, su pleno desarrollo se da a los 49 días.

En 1950 se necesitaban 4.5 kilos de alimentos para producir un kilo de pollo o huevo; en la actualidad, se logra con 1.9 kilos en promedio. El alimento que se le proporciona a estos animales contiene: granos (principalmente maíz amarillo, sorgo y maíz blanco), pastas oleaginosas, entre otras la pasta de soya, además de vitaminas, minerales, aminoácidos y antioxidantes.

Consciente de los retos que implicará para la industria avícola mexicana la exportación de huevo y carne de ave, el Presidente de la UNA señala que nunca han recibido apoyo del Gobierno Federal e incluso, el sector tendría capacidad de invertir más de mil 200 millones de dólares para seguir mejorando, pero “requieren de piso parejo y facilidades para competir, si las condiciones regulatorias de la industria fueran adecuadas”.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *